Calasanz: vida y fe inquebrantable

cala02a

Ensayo elaborado por Carmen Barreal en Caracas como resultado del Módulo 1 del Diplomado de Pedagogía Calasancia: “San José de Calasanz, la audacia de educar”. Serie: Reflexiones

     Conocer la vida de San José de Calasanz resulta fascinante, muchos acontecimientos y vivencias son los que le permiten ir viviendo de la mano de Dios de manera muy específica lo que va siendo su camino, y va marcando un estilo de vida que resulta cautivador y motivante para un cristiano que quiere seguir el camino de Jesús.

Mientras voy conociendo a Calasanz más quiero saber y más inspirador me resulta, además de ser una persona innovadora, es un hombre muy cercano al Padre ya que es capaz de escucharle e ir haciendo su voluntad, deja de lado todo lo que en algún momento llegó a ser su proyecto de vida, como muchos buscaba primero el prestigio y una posición, luego con el paso del tiempo Dios va haciendo de las suyas y consigue que su corazón se enternezca ante una realidad fuerte que se vivía para la época en Roma. Calasanz se encuentra de frente con una realidad que no le deja tranquilo y lo interpela, ¿cómo él puede buscar altos cargos y su bienestar si tantos niños no van a la escuela porque no tienen el dinero para costearlas?, se acerca a Dios y descubre que Éste espera de él algo diferente, sin imaginarlo sólo buscando el bienestar de los pequeños comienza a tejer lo que será una gran obra.

Lo que para Calasanz en principio resulta ser un sueño ahora es una realidad que va favoreciendo a muchos, es increíble como él confía plenamente en Dios, como a pesar de que nada en su camino fue sencillo y tuvo que luchar para hacer la voluntad de Dios nunca se dio por vencido y todo lo centra en Él, ante cualquier dificultad se refugia en la oración y hace de ella su mejor arma para salir adelante.

A nuestro Santo Padre lo calumnian, intentan destruir su obra, pero a pesar de ello su confianza en Dios no se vio afectada, la espiritualidad de Calasanz es un ejemplo de lo que un Cristiano comprometido debe intentar, así como Jesús caminó al calvario él un viernes también recordando en todo momento el vía crucis del Señor pasó por el suyo y tuvo que cargar su cruz, en todo momento estuvo tranquilo sabía que Él no le defraudaría y haría siempre lo mejor, esa tranquilidad la deberíamos tener todos al poner nuestras vidas en sus manos, pero en ocasiones nos cuesta hacerlo porque creemos que con nuestras propias fuerzas y solos podremos hacerlo todo, debemos hacer como nuestro patrono y dejarnos guiar, ser un instrumento del que se valga nuestro Padre para hacer su plan e ir construyendo su Reino aquí en la tierra.

Al contrastar esta manera ejemplar de vivir de Calasanz con la confianza plena puesta en Dios asumiendo como suyos los planes que le proponía el Padre con mi vida y el camino que intento ir haciendo como laica comprometida desde mi opción por la Fraternidad Escolapia puedo ver que hay mucho por hacer, mi fe ha crecido con el paso del tiempo y tengo claro que los Escolapios han sido fundamentales en esto, con el pasar de los años y al tener de modelo a nuestro Santo Padre y todos los que van haciendo vida alrededor de su obra he intentado ir orientando mi vida hacia ese estilo que hace muy propio nuestro Patrono de tener la confianza en Dios y poner todo en sus manos pero me cuesta dejarle hacer en mi vida pero Él siempre gana y va haciendo de las suyas lo cual me deja convencida de que toda mi vida está en sus manos y lo que Él quiera será, y no lo asumo con resignación sino descubriendo con alegría que todo lo que viene de Dios es un ganar-ganar, aunque en ocasiones en principio no lo parezca siempre terminamos agradecidos por lo que de Él viene. Yo con gran certeza puedo asegurar que como Calasanz tengo claro que lo que es de Dios saldrá y dará frutos, todos los que de su mano caminamos podemos andar siempre felices y seguros de que todo irá bien, por eso nuestro Santo Padre no se preocupaba e iba orando y haciendo su parte para que todo fuera dando fruto.

Como dice la canción “Calasanz nos enseñó cómo hacer realidad un mañana de esperanza, una nueva humanidad despertando la razón la conciencia y dignidad, educando al hombre nuevo en amor y libertad” fue realmente un gran maestro no sólo de los más pequeños y pobres como él quería y a quien se dedicaba sino que sin darse cuenta se convirtió en el modelo de educador de muchos, de los que para su época compartieron con él, le siguieron y apoyaron  pero todo fue más allá de lo que él pensaba porque más de 400 años después aun inspira y es modelo de muchos no sólo con su pedagogía que ya es bastante sino también con su espiritualidad. La memoria de Calasanz ilumina también hoy, nuestro esfuerzo por crear fraternidad, por ser Cooperadores de la Verdad, hoy sus hijos e hijas continuamos su obra desde nuestra realidad intentando ser buenos cristianos y que importante resulta esto porque sin quererlo somos modelos de los más jóvenes, si cada persona que hace vida en nuestras obras supiera el peso e impacto que tienen en nuestros pequeños y jóvenes, no por lo cultos que son o por los títulos que puedan tener sino por ejemplo que dan como personas, ciudadanos y cristianos, como viven su fe y como van afrontando la vida quizás estarían más atentos a lo van haciendo y lo que van irradiando a nuestros chicos.

José de Calasanz estaba claro en que las letras no era lo único importante en la vida por ello él siempre estaba atento e invitaba a que todo fuera en la línea del amor al prójimo y el servicio a los demás, pedía que los castigos fueran pensados con piedad, que se enseñara a los pequeños a acercarse a Dios y propone la oración continua, además de él practicarla, por ello cuando habla de sus escuelas el lema es Piedad y letras.

Nuestro Santo Padre descubre la riqueza de ser hijo de Dios, de vivir bajo su protección y de su mano, en este estilo de vida es feliz entregándose siempre a los demás y no es nada egoísta no se queda con este descubrimiento sino que invita a que los que son parte de su orden lo puedan disfrutar dándoles pistas y además intenta que en sus escuelas se pueda ir llevando desde la más tierna infancia a los estudiantes por este camino de fe que les permitirá ser plenamente felices, Calasanz estaba claro en cuál era el camino indicado, él sabía que de la mano de Dios y con la confianza en Él se vivía mejor y quería esto para los demás, quería compartir esto con todos y por ello hablaba de acercarse a la pasión de Cristo en la oración de leerla y hacerla propia, hacer todo “para mayor gloria de Dios y utilidad del prójimo”, enseñar a orar a los chiquitos y grandes, la humildad como valor importante, atender a los preferidos: a los niños pobres apostar por ellos y no dejarles por fuera.

Siendo conscientes de toda esta riqueza que heredamos de Calasanz queda de nuestra parte continuar dando a conocer a nuestro Patrono a todos los que tengamos cerca para que también puedan descubrir en él lo que nosotros ya hemos visto: un luchador incansable, al que creían loco por todo lo que proponía, que no tuvo una vida fácil pero aun así no se rindió ni dejó de confiar y tener fe, alguien que apostaba por aquellos que todos olvidaban como lo hizo en su momento Jesús, que se entrega y ama al prójimo, un hombre de vida y fe inquebrantable que a mi parecer resulta ser un gran modelo para todos los cristianos.

 

Acerca de ethosgeek
Apasionado geek por: solidaridad, ciberactivismo, educación, tecnología, ciencia ficción, matemáticas, fe, dignidad, paz, épica - fantástica, ánime; en definitiva un mundo posible

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: